viernes, 18 de junio de 2010

Democracia Y Epistemología

"Quiero defender a la sociedad y a sus habitantes de toda clase de ideologías, incluyendo la ciencia." Así comienza Paul Feyerabend su intenso ensayo "Cómo defender a la Sociedad de la Ciencia". En el texto Feyerabend festeja la separación de la Iglesia y el Esatdo, y al mismo tiempo propone una nueva y ambiciosa meta: la separación del Estado y la Ciencia. Para Feyerabend, un Estado unido a lo científico (de la forma en que actualmente se encuentran unidos) es en esencia, antidemocrático. Según el epistemólogo, en un sistema democrático, la sociedad debe decidir cuáles ideologías guiarán los rumbos de la comunidad. Y asi mismo, la sociedad también debe estar constante o periódicamente dando lugar a plebiscitos sobre dichas ideologías, plebiscitos que privilegien según el deseo social, tal o cual ideología por sobre el resto.
Debe ser la sociedad la que decida si los fondos del Estado servirán para Investigación y Desarrollo (I+D), o para construír iglesias en las que los ciudadanos se junten a rezar por buenas cosechas. Debe ser la sociedad la que decida QUE se va a enseñar en los establecimientos públicos.
Leamos un caso concreto de esto. Escribe Feyerabend:

"Los órganos del Estado no deberían nunca vacilar en rechazar el juicio de los científicos, cuando tengan razones para hacerlo. Tales rechazos educarán al público general, lo harán tener más confianza en sí mismo, y puede incluso conducir a mejorías. Considerando el apreciable chovinismo del “establishment” científico podemos decir: mientras más “Lysenko affairs” mejor. No es la interferencia del Estado lo reprochable en el caso de Lysenko, sino la interferencia totalitaria que mata a los oponentes en vez de tomar en cuenta sus consejos. Tres hurras por los fundamentalistas de California que triunfaron al lograr que se eliminara de los textos de estudio una formulación dogmática de la teoría de la evolución, y que se incluyera en ellos el relato del Génesis, aunque sé que ellos llegarían a ser tan chovinistas y totalitarios como lo son hoy los científicos, si se les diera la posibilidad de dirigir la sociedad por sí mismos. Las ideologías son maravillosas cundo se las usa en compañía de otras ideologías. Ellas se convierten en aburridas y doctrinarias tan pronto como sus méritos conducen a la remoción de sus oponentes."

En una sociedad democrática, cada espacio de dominio público debe ser directa (voto directo) o indirectamente (a través de un representante elegido) controlada por la sociedad.
La mejor conclusión de esto, es poder darse cuenta de que a la Ciencia no la votó NADIE.

¡¡Hay que plebiscitar a la Ciencia!!

Aún en el mismísimo caso de que la Ciencia sea LA VERDAD, la sociedad debe tener la opción de elegir el engaño. Aunque la Ciencia nos consiga la inmortalidad, la sociedad debe poder estar en posición de rechazarla si así lo desea. Quizás pareza esta postura demasiado extrema, pero en realidad lo que hace es exponer un oculto estado de exepción de lo científico. Estamos acostumbrados a criticar todas las ideologías políticas y religiosas en general (o deberíamos estarlo). No hay que ser un genio para darse cuenta de que la Ciencia no tiene motivos para evitar esta crítica (lo que pasa es que también estamos acostumbrados a que sea la Ciencia la que ejerza la crítica de la religión, por ejemplo; aunque esto ocurre cada vez menos).

Esta epistemología (que obviamente no repime lo científico, simplemente busca equipararlo a las otras ideologías), no tiene otro objetivo que hacer un llamado a lalibertad cívica. Hay que evitar caer en el estado de tutela, cualquiera sea cual sea la forma en que se presente. No podemos pretender (a diferencia de Karl Popper), que la sociedad se guíe para siempre, por lo que sale de la mente de los científicos, que son menos del 5% de la población.


Por favor, háganse un favor, y descarguen "Cómo proteger a la Sociedad de la Ciencia".


Con ustedes: Paul Feyerabend.


Odiseo Blabla

0 escritos apócrifos:

...::Palabras para el buscador::....

Blog, Tandil, Argentina, Filosofía, Matemáticas, Ciencia, Pensamiento, Cristiandad, Blogger.