domingo, 19 de julio de 2009

Un placer recurrente...

Para Bartes, la lectura ya no es coginición sino juego erótico. Con esto se refería a que el objetivo de leer ha cambiado. Ya no se lee para saber algo (la vieja frase "leer abre la mente"); ahora se lee para repetir los típicos juegos sexuales pero al nivel del texto... para divertirse, para sólo sentir placer, en un nivel sospechosamente cercano a lo instintivo...
El leer, como el pensar de Foucault, es una perversión que se repite con aplicación sobre un escenario concreto. En este caso el texto... el siguiente video ilustra perfectamente esto.




Con la lectura se repite lo que ocurre con el sexo , hay muchos dispuestos a pagar por hacerlo...

1 escritos apócrifos:

Anónimo dijo...

HEBER

se ve que a Bartes le faltaba le sobraba lectura y le faltaba de lo otro.

...::Palabras para el buscador::....

Blog, Tandil, Argentina, Filosofía, Matemáticas, Ciencia, Pensamiento, Cristiandad, Blogger.